fbpx
Llámanos en España: (34) 619 782 042

Tradición e innovación, Un Cruce complicado.

El mercado español, a pesar de la crisis, sigue siendo uno de los más dinámicos en términos de aperturas de nuevos comercios relacionados con el mundo del Helado.

En todas las comunidades, tanto del área costera como de las zonas anteriores, se van instalando todos los años nuevos establecimientos que ofrecen un servicio todavía con fuertes connotaciones estacionales, pero casi siempre ganador y efectivo en el mapa de la micro empresa en España. El modelo de negocio dominante sigue haciendo referencia a un concepto perteneciente a la tradición alicantina, con un mix comercial bastante básico constituido por un numero “x “de helados, granizados, horchata, café y unos productos accesorios para dar servicio en las cálidas noches de verano. Un modelo todavía muy establecido en el mercado, pero sin duda un modelo que empieza a sufrir una crisis bastante evidente y que no a todos los profesionales es visible. La repetividad del mix comercial, acompañada a la masificación industrial de los sabores, hace que las heladerías parezcan todas iguales e incapaces de proponer un conjunto de productos innovadores y atractivos para un consumidor, aparentemente dormido y tradicionalista, pero que en el fondo se siente aburrido y desmotivado, cansado de heladerías que no hacen otra cosa que proponer una gama de sabores empujados por emulsionantes, vista atractiva y matricula de productos industriales típicos de grandes superficies (Oreo, Ferrero, etc..). Un modelo tradicional que a muchos micro empresarios le da seguridad a la hora de poner en marcha su actividad, pero que a medio-largo plazo genera estereotipos de negocios incapaces de despegar tanto desde el punto de vista comercial como desde el punto de vista económico y financiero. Seria urgente e indispensable entonces que el sector de la heladería aprenda a dinamizarse y a buscar soluciones innovadoras, agregando nuevos productos a modelos de negocio a los que también un subidón de la calidad no le vendría mal (vistas las grandes bajadas de los últimos años) aprovechando además las facilidades que los medios tecnológicos ponen a disposición de todos los profesionales del gremio. Y sobre todo elementos de innovación capaces de integrarse al modelo tradicional, una serie de productos que sirvan para reducir la alta estacionalidad a la que está expuesto el modelo de negocio históricamente presente en el mercado. Analicemos algunos de esos productos, que podrían encajar en cualquier concepto innovador: Smoothies: Ya bastante conocidos e sobreexplotados quizás por el gran uso que se ha hecho de ellos en los puestos de yogurt helado. Canalizados con una buena comunicación, suelen atraer a mucho público sobretodo adolescentes. Pastelería Fría: Sencilla de desarrollar. La pastelería fría no necesita un gran nivel de profesionalidad ni un aparato tecnológico importante; con ella se ofrece un servicio diferente y de calidad para acompañar a la cafetería y vendible también en temporada baja. Cafetería Fría: Como integración a la cafetería tradicional, el mix comercial relacionado con la cafetería fría permite ofrecer una gama de productos valiosos, elegantes y alternativos al Blanco y Negro o al Nacional, dos grandes de la heladería a lo estilo valenciano. Bombonería: Con las modernas máquinas de temperar chocolate, al margen de dar un servicio excelente a la hora de servir una tarrina o un cucurucho, se pueden desarrollar de forma muy rápida y sencilla, tabletas de chocolate y pequeños bombones, que generan diferencia con los demás establecimientos. ¿Qué te parecen las ideas que te ofrece Gerogelato para dar ese pequeño empuje a veces necesita un negocio? El negocio del heladero no es fijo, sino que tiene múltiples posibilidades. Sólo has de buscar un poquito antes de encontrarlas.
Abrir chat
Hola 🙂
Soy Tatiana ¿En que puedo ayudarte?
Powered by
X